Inicio » Blog » Blog del Director »

Blog del director: ¿Mundo combi o vacaciones con rumbo?

En este “mundo combi” que nos ha tocado vivir, donde las calles de Lima se convierten en un programa intensivo de maestría en el arte de conducir y sobrevivir en el intento (con el perdón de mis amigos de la India, siempre digo que en el Perú otorgamos la maestría en manejo y en Calcuta, el doctorado), es poco lo que podamos dar de ejemplo de orden a nuestros hijos.

Sin embargo, todos sabemos la importancia que tiene esta virtud en la vida moderna.  Como decía san Josemaría: cuando tengas orden se multiplicará tu tiempo (Camino, n. 80)  ¡Y vaya si no quisiéramos multiplicarlo todos!  Por eso, es fundamental que en este próximo período de vacaciones aprovechemos para que los chicos crezcan en este buen hábito.

La palabra orden tiene que ver con lo bueno, con lo recto.  Ese es su origen.  Nos expresa, entonces, que su resultado no es solo que las cosas estén ordenadas, sino que las cosas con orden están correcta y justamente realizadas, y esto nos hace mejores. 

Siendo algo tan bueno de conseguir, ¿por qué todos no son ordenados?  

Es cierto que hay fundamentos biológicos y culturales que facilitan el orden:  características de arquitectura cerebral que facilitan que una persona sea más ordenada y sociedades donde el orden es un valor que se respira. Pero al margen de estas situaciones, el orden es siempre una virtud, y, por tanto, se consigue a través de repetición de actos y de hábitos constantes.  

También es importante reconocer que en los primeros años de vida es fundamental insistir en hábitos de orden, pues marca una especie de reloj interior que ayudará mucho a medida que el niño crezca.

Para este verano podemos insistir en algunos frentes de trabajo con los chicos.  Comencemos con el orden en el tiempo.  Desaparecido el colegio y la urgencia por llegar a clases, la hora de levantarse puede relajarse y caer en una “cómoda comodidad” de levantarse cuando sea.  Si dejamos que esto suceda, los hijos serán tiranizados justamente por la comodidad y no podrán llegar a hacer cosas grandes, pues la voluntad se debilitará. Por eso, programa de trabajo para las vacaciones y hora de levantarse inflexible.  Esto también hace referencia a la hora de dormir, especialmente con adolescentes.

Junto con el orden en el tiempo está el orden en las ideas.  No se puede hacer cualquier cosa, como no se puede entrar a una botica y tomar todos los remedios. Las ideas son la estructura de la personalidad, y esto implica ir a tono con los valores familiares y los valores que procuramos en el colegio. La moral es siempre un resguardo de la personalidad, que consigue voluntades maduras y fuertes. Lo contrario es el permisivismo de la sociedad moderna, donde vale cualquier cosa. Es como una barca sujeta a todos los vientos:  nunca llegará a puerto. Por eso, la firmeza educativa es importante.

Por último, está el orden en las acciones.  También nuestro patrono decía que el descanso no es no hacer nada, sino cambiar de actividad. El verano es un tiempo muy rico para continuar acrecentando habilidades y conocimientos con un plan de trabajo variado y agradable, donde la lectura debe tener cabida y, muy probablemente, el estudio sistemático de diversos temas como idiomas, música, deportes. También esto es de vital importancia en los periodos de adolescencia.

Aprovechemos, pues, este importantísimo período de vacaciones para que los hijos sepan vivirlo correctamente y retornen a clases enriquecidos en personalidad y con mayores recursos que el año anterior.

Renzo Forlin

Director

Blog
Publicaciones
Un día en Alpamayo
Blog del Director
Videos
Calendario
Comedor

Síguenos en

Facebook Youtube Flickr

Palabras clave:

Las más leídas

 

© Colegio Alpamayo. Todos los derechos reservados.
Bucaramanga 145 Mayorazgo, Lima 03. Perú.
Teléfono: 01 3490111 | Email: informes@alpamayo.edu.pe

Diseño web AVRA.pe